Grey Flag 2014-2015. En común

Desde: Lunes, 17 Marzo 2014

Hasta: Domingo, 11 Septiembre 2016

Lugar: Fachada Este de Artium

Cinco pancartas para reflexionar sobre las nuevas formas de relacionarse en comunidad

A partir de la necesidad de demostrar la capacidad del arte de relacionar y aislar, de analizar, de ajustar y empalmar contenidos concretos, aportando lecturas no habituales de nuestra realidad, durante los años 2014 y 2015 Grey Flag propondrá seis nuevas pancartas cuya temática reflexionará sobre las nuevas formas de relacionarse en comunidad.

Las experiencias recientes vividas por miles de ciudadanos alrededor del mundo han transformado, más allá de situaciones políticas puntuales, una manera de experimentar la vida en común y el concepto de ciudadano, posibilitando la complicidad y la creación de nuevas dinámicas sociales. Grey Flag, a través de la imagen, el texto y la participación afectiva, prestará atención a aquellas propuestas que suponen una reflexión sobre nuevas formas de organización social y la experimentación de un espacio en común ahora que aquél que conocíamos se ha desdibujado por una política y una economía de límites cada vez más confusos y faltos de escrúpulos.

Patrocina: Mario Legorburu

Comisario: Enrique Martínez Goikoetxea

 

Carlos Irijalba (Pamplona, 1979). Estados de transición

Carlos Irijalba investiga en su trabajo la relación de la escala humana con otras dinámicas existentes, manteniendo un cierto escepticismo con la cultura. La imagen utilizada para Estados de transición está tomada en el despacho de un profesor de la UPV/EHU, experto en el Antropoceno. La obra recoge la imagen de una estratificación de documentos, en un momento en que el hombre se “autopiensa”. Este término, antropoceno, describiría el periodo en el que el ser humano ha actuado como el mayor agente transformador del territorio y del paisaje. Su inicio se señala con el nacimiento de la era industrial. Siendo un término en discusión, no es aceptado de forma unánime por la comunidad geológica.

A través en esta pieza, el autor nos recuerda cómo un proceso de sedimentación o cristalización mineral puede ser similar a la manera que un lenguaje penetra a través del tejido social. En una publicación reciente, Irijalba reflexionaba sobre cómo las estructuras de poder social se asemejan al comportamiento de un mineral con un orden atómico estable, diseñado para perdurar. Frente a ello, la estructura de una roca volcánica, desigual y porosa, sugiere similitudes formales con una revolución. Cuando afirmamos que el 15-M, o las recientes revueltas sociales no tienen forma concreta, esa efervescencia, se debe a que son sucesos obligados a un cambio radical de presión y temperatura en un período muy corto de tiempo.

Ver obra
En la fachada

 

Sandra Gamarra (Lima, Perú, 1972)

Esta bandera no es la bandera de una comunidad, es una bandera para hacer comunidad. Por eso, no es una bandera que unifique por convenciones, sino que nos reúne, nos hace confraternizar, por lo que nos separa. Por problemas que pueden parecer de otros pero, justamente por eso, son de todos. De todos los «sin grupo». La bandera de los que sobran.

Podría parecer que los que sobran son otros pero, en realidad, los que sobran podemos ser en cualquier momento cualquiera de nosotros, es una cuestión de cupo y no de decisión.

Esta bandera habla de comunidad, pero también de los integrantes de esta comunidad, los individuos. Como en la democracia, hay un delicado equilibrio entre el individuo y la comunidad, cuando uno de estos falla, se rompe el equilibrio.

Hablar de comunidad sin individuo, y hablar de individuo sin comunidad es un peligro en el que democracia cae frecuentemente.

Por eso esta bandera reivindica la tensión individuo-comunidad. Cuatro imágenes esquinadas dejan paso a una cruz griega, de brazos iguales y perfectamente simétricos, en alusión a ese equilibrio que debería ser la base de la convivencia.

Ver obra
En la fachada

 

Javier Arce (Santander, 1973). Reeducación

El trabajo de Javier Arce ha cuestionado tradicionalmente el papel que juega el arte dentro de la sociedad y cómo se recibe, problematizando esa múltiple función por la que es capaz de actuar tanto como herramienta de conocimiento, de espectáculo o como reflejo del estatus social. Desde ese posicionamiento, sus propuestas actuales articulan una manera de estar y de situarse en el mundo, a través del compromiso y la reflexión sobre el lugar que ocupamos en él.

La obra que presenta para Grey Flag parte de las vivencias personales del artista. En su realización se ha servido de la vieja puerta que estaba en la cabaña en la que vive, sobre la que ha tallado una imagen, un paisaje de ese mismo contexto. Constituye un trabajo muy personal, en el que utiliza una técnica muy básica de estampación, que consiste en ejercer presión con una cuchara en un papel colocado sobre la madera entintada.

La imagen obtenida, junto con el proceso y el texto que nos plantea, evocan en nuestro imaginario común un lugar, una actitud en los que se afirma nuestra existencia, y desde los que es posible volver a intentar el experimento vital en lo común.

Ver obra
En fachada

 

Ixone Sadaba (Bilbao, 1977). Sin título

Grey Flag IxoneSadaba fachada minIxone Sadaba vive y trabaja entre Bilbao y Londres. Formalizados a través de la fotografía, la instalación o la 'performance', los intereses de Ixone Sádaba se dirigen a una continua exploración de los límites del sujeto y la naturaleza violenta del hombre. Su investigación se centra así en los límites del individuo así como en las tensiones generadas por los conceptos de identidad y entidad. Utiliza su propio cuerpo como uno de sus referentes habituales.

En esta propuesta para Grey Flag la artista pone de manifiesto el espacio de representación, un lugar íntimo, su propia piel, en un contexto en el que el individuo se muestra desnudo, frágil. El texto, legible pero sin estructura, parece plantearnos una reflexión sobre varios aspectos. Uno, el de la aceptación de la precariedad en la construcción de un espacio común, en la necesidad de construirnos un mundo. En otro nivel, la necesidad íntima, visceral de emitirlo, de comunicarlo y sacarlo fuera de sí.

En fachada

 

Regina de Miguel (Málaga, 1977). Dark Matter

Grey Flag ReginadeMiguel fachada minLa artista Regina de Miguel desarrolla su trabajo en torno a conexiones entre el conocimiento objetivo el imaginario tecnológico y los grados de formación de consciencia ideal y crítica. A través de la simultaneidad de relaciones aborda intereses como la construcción del deseo y la crisis de sentido, con las que construir imágenes que recuerdan a mapas físicos, esquemas y cartografías a través de las que teorizar, indagar en un espacio común de conocimiento.

En la pieza Dark Matter el círculo nos muestra una representación porcentual de la distribución de la energía y la materia oscura en el universo. La división más pequeña corresponde a lo que efectivamente podemos percibir, comprender, medir o abarcar con nuestros actuales parámetros y tecnologías. El resto se presenta como la nueva Terra Incognita. Un espacio especulativo abarcable tan sólo mediante algoritmos matemáticos y simulaciones.

Este es un horizonte que reclama la descolonización de las viejas consciencias surgidas tras el colapso de la modernidad y la cancelación del deseo utópico. Un desplazamiento de los ejes del pensamiento hegemónico que obliga a plantearse el futuro desde otras perspectivas y generar un espacio subjetivo que nos incluye, desde el que mostrar resistencia al concepto de verdad como un valor absoluto.

En fachada

Artium en redes sociales

Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto